En septiembre de 2001 se presentó AOL Avant, un intento fallido de llevar Internet a aquellos hogares que no tenían ordenador. Era un proyecto de America Online (AOL) en colaboración con el Banco Santander Central Hispano y Prodigios Interactivos, una sociedad del Grupo Planeta y Sol Meliá.

Para acceder a la Red se ofrecía un terminal Intel Dot.Station, que se alquilaba por 2.950 pesetas (17,73 euros) al mes. En realidad era un PC con monitor integrado, al estilo Macintosh, y conocido popularmente como “Paquito”. Llevaba un procesador Intel Celeron 300 MHz, 64 o 128 MB de RAM, al menos 4,3 GB de disco duro, módem interno de 56 kbps y sistema operativo Red Hat Linux 9. Tras el fracaso de AOL Avant, apenas un año después de su lanzamiento, estos terminales se pusieron a la venta, reconvertidos en PC normales.